Policiales

«ME CORTÓ LOS BRAZOS, YA NO PUEDO MÁS», EL PEDIDO DE AYUDA DE UNA VICTIMA DE VIOLENCIA

La víctima le escribió un pedido de ayuda a una vecina. Cuál fue el origen del conflicto.

El jueves pasado se volvió una pesadilla para una joven de 20 años de la provincia de Neuquén. Un presunto intento de abuso desencadenó un ataque a piedrazos y terminó sacó a la luz otra situación grave: la violencia doméstica que la chica sufría por parte de su novia encerrada en su casa. La salvó un pedido de ayuda escrito en un papel que le hizo llegar a su vecina.

Todo empezó a la madrugada, cuando los vecinos llamaron a la policía para alertar sobre una pelea en un domicilio del barrio San Lorenzo. Según la denuncia, un hombre había manoseado a la joven y otro sujeto, que también se encontraba con ellos en la casa, golpeó al presunto abusador para defenderla.

El acusado fue demorado y liberado a las pocas horas, y volvió ese mismo jueves al mediodía acompañado de su hermano a la casa de la víctima con la intención de llevar a cabo una suerte de venganza. Ambos tiraron piedras contra el frente de la vivienda y una vez más la policía se acercó al lugar, detalló el comisario Dante Catalán a La Mañana de Neuquén.

Esta vez el agresor y su hermano fueron detenidos por daños a la propiedad pero, quién fue a radicar la denuncia a la comisaría por el segundo episodio, fue la pareja de la joven víctima del presunto abuso, una mujer de 25 años con quien convivía en la misma casa.

NEUQUÉN. El pedido de ayuda de la víctima. (Foto: gentileza La Mañana de Neuquén).

La víctima aprovechó entonces que su compañera no estaba para hacerle llegar a su vecina una nota con un desesperado pedido de auxilio, que derivó en una denuncia a la línea 148 para casos de violencia.

«Me cortó los brazos, ya no puedo más», había escrito la chica. Los médicos que la atendieron avalaron su relato y constataron que en su cuerpo tenía moretones y heridas cortantes hechas con un cuchillo de cocina. Según declaró, su pareja la había agredido acusándola de haber «provocado» el presunto abuso sexual.

El comisario añadió que la agresora llevaba en su auto un arma calibre 9mm que no estaba registrada y fue secuestrada, y se le abrió una causa por violencia doméstica y lesiones. En tanto, gracias a su vecina, la joven de 20 años fue rescatada y trasladada a un refugio para víctimas de violencia y el hijo de la pareja, un chico de dos años, quedó al resguardo de su abuela.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba