Nacionales

UN COLECTIVO QUE PARTIO DE JUJUY CAUSO GRAN REVUELO EN BUENOS AIRES

Tras haber cumplido en la ciudad limítrofe de La Quiaca el período de cuarentena establecido en prevención de la propagación del coronavirus COVID-19, el contingente de hinchas colombianos del Deportivo Independiente Medellín (DIM) que había llegado a reclamar la intercesión del presidente de su país para lograr su retorno, fue trasladado en un colectivo de larga distancia hacia la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, adonde llegó esta tarde.

A bordo de la unidad de la empresa Balut iban además ciudadanos venezolanos, brasileños y peruanos, y varios argentinos que habían llegado a La Quiaca en condición de turistas.

Medios porteños tomaron conocimiento de un operativo de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, que retuvo al colectivo cuando hacía ingreso cerca de las 14:30 y a partir de allí el tema ocupó las pantallas de los canales de televisión, disparándose una serie de especulaciones que crearon gran confusión.

Situada a 284 km al norte de San Salvador de Jujuy, la ciudad fronteriza fue el último punto hasta donde el grupo de simpatizantes colombianos pudo llegar cuando emprendía el regreso a su país por vía terrestre después de haber presenciado el 10 de marzo en Buenos Aires el partido de su equipo con Boca Juniors, por la Copa Libertadores.

Fue aquí en Jujuy donde los sorprendió la determinación del gobierno de Bolivia de cerrar sus fronteras, de manera que no pudieron cruzar el límite internacional y pasar a Villazón.

Ante esa situación, las autoridades quiaqueñas, en coordinación con el Comité Operativo de Emergencia – Coronavirus (COE) de Jujuy, decidieron aislar al grupo para que cumpla la cuarentena obligatoria en un espacio dispuesto por el municipio específicamente para tal fin.

La misma medida se aplicó a un grupo de extranjeros que también buscaban dejar suelo argentino en esos días y fueron alcanzados por la normativa que impide el desplazamiento por el territorio nacional.

Ante la escalada de interrogantes y cuestionamientos, el secretario de Turismo de Jujuy, Diego Valdecantos, aclaró la cuestión informando que el viaje fue coordinado con el Ministerio de Transporte de Nación y previo a partir todos los pasajeros fueron testeados para confirmar que no presentaban síntomas compatibles con la enfermedad.

Al mismo tiempo, afirmó que tanto los costos de haber mantenido aislados a los extranjeros en La Quiaca, como fletar el colectivo hacia Buenos Aires, corrieron por cuenta del Gobierno de la Provincia.

Un aspecto no menor es que al ser controlada la unidad de transporte de larga distancia a su arribo a la CABA, se detectó a una mujer de origen peruano nacionalizada argentina, que mostraba signos de fiebre, lo que de inmediato activó el protocolo de actuación en prevención de la propagación del COVID-19.

“Nosotros no echamos gente por la borda, no nos sacamos enfermos de encima. Todos hicieron la cuarentena en Jujuy y tenemos las autorizaciones sanitarias y de Transporte”, sostuvo el gobernador Gerardo Morales en entrevistas con medios metropolitanos.

A la vez el mandatario afirmó que “no fue este el primer colectivo” que viajó a esa ciudad llevando ciudadanos extranjeros que regresan a sus países de origen.

En ese punto, acerca del charter retenido en la avenida General Paz, Morales cuestionó: “Parece que porque no son europeos, los paran”.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba