Sociedad

«DAME UNA SOGA AHORA MISMO»: EL PEDIDO DE UN NENE DE 9 AÑOS VÍCTIMA DE BULLYING

Se cansó de ver cómo su hijo sufre por el maltrato escolar y decidió compatir un video en donde le dice "quiero matarme".

Una madre australiana dijo basta. Cansada de ver sufrir a su hijo el bullying del que es víctima en la escuela decidió publicar un video de una situación desgarradora y muy real. Una situación, que, al parecer, la vivió muchas veces, pero que no encuentra ni una solución, ni quién la ayude desde la institución.

El protagonista es Quaden, un chico de 9 años de Brisbane, Australia. Es un caso particular, específico, pero no único. Esto sucede en muchas partes del mundo, a toda hora y en diversas instituciones. Pero, más allá de saberlo, verlo en primera persona impacta el doble.

«Dame una soga ahora mismo, quiero matarme», dice Quaden, entre un llanto angustiante mientras su madre graba y de fondo agrega, también con suma desesperación, que no sabe ya qué hacer con la situación.

Durante el video, además, ella explica el motivo de la difusión: «Acabo de buscar a mi hijo en la escuela y presencié un episodio de bullying. Llamé al director, pero quiero que la gente sepa que estos son los efectos del bullying, esto es lo que hace«.

Quaden nació con acondroplasia, la forma más frecuente de enanismo. Pero, más allá de esto, él podría haber sido el blanco de burlas por cualquier otra condición o enfermedad, física o psicológica, que haga que no encaje dentro del ideal de un grupo, como así le ocurre a muchos otros chicos y chicas.

“Cuando un chico o adolescente, seguido por sus amigos, hace bullying a un par, suele buscar excusas para explicarlo. Señala en el otro, aspectos a denigrar, separar, discriminar, desmenuzar y así pretende salir indemne de la situación. Ser de baja talla, o muy alto, gordo, extranjero, nuevo en el grupo, tener intereses específicos o ser literales, tímidos o retraído, así pasan a ser justificaciones al odio de quien hostiga”, explica a Con Bienestar la licenciada en psicopedagogía María Zysman.

Cuando la madre llegó a buscar a su hijo, se encontró con una situación sumamente angustiante: “Unas chicas le estaban dando patadas en la cabeza como si fuera un perro”, según contó al medio australiano SBS. Además, en la misma entrevista explicó que compartió las imágenes porque el acoso es constante y ya había intentado suicidarse en otras ocasiones, la primera, hace tres años, cuando solo tenía 6.

El video fue publicado a principio de semana, el 19 de febrero y ya cuenta con 21 millones de reproducciones. A eso, se suman miles y miles de mensajes de apoyo. A raíz de la difusión, distintas personalidades australianas se pusieron en contacto para ayudarla. En una entrevista con 7News Australia, explicó que está abrumada por el apoyo.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba