Salud

LA FAMILIA DEL BEBÉ QUE NACIÓ CON DOS CABEZAS DENUNCIÓ AL HOSPITAL

El caso del nacimiento de un bebé con dos cabezas impactó por completo a la ciudad de Reconquista, provincia de Santa Fe. Dada la conmocionante y sorpresiva situación, la familia de Ayelén Liliana Aquino, madre de la criatura, inició una demanda contra el hospital local por «sustitución de niño».

Lo que más desconcierto generó fue el hecho de que en ninguno de los estudios realizados durante el embarazo se detectara una malformación o problema en el bebé. «El 25 de diciembre, la mujer ingresó al hospital de Reconquista, donde fue anestesiada para que dé a luz naturalmente. La médica que comandaba el equipo de parto notó una falla cardíaca en el bebé y decidió efectuar una cesárea», relató a la prensa Oscar Vázquez, abogado de la familia.

Luego, se les informó que el niño había nacido muerto y con la malformación. Esto pese a que el embarazo había transcurrido sin ningún tipo de alteración, y los estudios prenatales no indicaban problemas. El desconcierto creció cuando, al recibir la epicrisis (una ficha, resumen de la historia clínica) que les entregó el hospital, figuraba que la criatura había nacido «con vida», y se detallaba el peso de «4,550 kg».

Dada la secuencia de hechos, el abogado habló de dos hipótesis posibles: «Estamos ante una supresión de identidad o sustitución de niño», sostuvo.

El fiscal de la causa, Nicolás Maglier, confirmó que ya comenzaron las investigaciones. «La denuncia fue radicada hace aproximadamente 48 horas. Los restos de la criatura fueron inhumados, y con carácter de urgente he ordenado el secuestro de las respectivas historias clínicas de los lugares involucrados, que intervinieron durante el embarazo, y también del parto», dijo a TN. El parto tuvo lugar en el Hospital de Reconquista, y el seguimiento del embarazo, con dos ecografías de por medio, se produjo en el SAMCO, de la localidad de Avellaneda.

«Básicamente lo que se observa es una contradicción entre los estudios de imágenes, que se realizaron en la semana 12 o 13, y el otro en la 31, con un embarazo bastante avanzado, y no detectaron la anomalía», sostuvo el fiscal. «Hay que entender que los ecógrafos no necesariamente están actualizados a los tiempos que corren, pero hay que analizar, en este caso, si estos ecógrafos estaban actualizados suficientemente para brindar la nitidez necesaria. Más allá de eso, no se excluye la responsabilidad penal», aclaró. «Después se torna imperioso descartar cualquier hipótesis relativa a una sustitución», agregó.

D esde el hospital detallaron que lo ocurrido responde a «un fenómeno biológico muy poco frecuente», que se da en «uno de cada 100 mil» nacimientos.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba